Elizabeth Álvarez

Declaración de artista:

Las esculturas de formas orgánicas que diseño para la interacción y el descanso se presentan en diferentes espacios como herramienta para; generar un sentimiento.

Somos seres de capas, de la piel hacia el mundo y de la piel hacia adentro, estas capas internas son en esencia el alma y el espíritu de cada persona que, enlazado con un cuerpo físico da existencia a la humanidad. Estas capas internas son representaciones virtuales del cuerpo físico, al que llamo el otro cuerpo. Interpreto el cuerpo físico como un contenedor (órganos, sentimientos y sentidos) destinado a relacionarse con otros que lo modifican y le dan oportunidad de convertirse en algo más: un sentido, una sensación, un estado, un momento desconocido; mediante objetos que remiten a mobiliario con

formas orgánicas, a veces de alimentos; doy oportunidad de contar otra historia, mediante escritos sensitivos desde el diseño hasta la variedad de texturas que utilizo y que por medio de materiales blandos les doy forma.

Me interesa el despertar de ese otro cuerpo, por medio de la exploración erótica del cuerpo físico, crear un juego sensual entre lo que se conserva y oculta como un gran tesoro (efecto de la moral y el pudor) y la percepción del mundo (sentidos por órganos, sentidos por razón y sentidos emocionales), yendo en diferentes direcciones sensitivas para darle voz a mi otro cuerpo.

Debes saber en primer lugar que cada cosa que tiene un rostro manifiesto posee también uno oculto. (Bataille, citado por Navarro, 2002, p. 50).

Proyecto Ahuacatl. Escultura blanda, 122 x 95 x 55 cm, 2019