Darly Yadira Yépez

Declaración de artista:

Desde niña me ha llamado la atención acerca de la diferencia en el trato de los hombres y las mujeres, ya que, en mis círculos de amigos siempre los niños tenían mayor libertad para salir a jugar, mientras mis amigas y yo nos dedicábamos a tareas domésticas. En este contexto infantil, comprendí que socialmente había una diferencia entre ser hombre y ser mujer, y que esta diferenciación traería consigo trato y preferencias desiguales. De ahí que la frase “El hombre es de la calle y la mujer de la casa” permaneciera fresca en mi mente hasta el día de hoy, y sobre todo, el evidenciar cómo en el tiempo muchas vivencias remarcaban esta frase, incluso el matrimonio, que aparentemente era la unión de un hombre y una mujer, en iguales condiciones. Y es justamente el contexto de pareja, donde se centra principalmente mi propuesta como artista, para apuntar a esta problemática de violencia, haciendo un uso trastocado del uso de imágenes y elementos simbólicos de la vida en pareja por medio de la fotografía y el video, como principales recursos artísticos. 

En esa deriva, llegó a concebir la sumisión de la mujer como el principal concepto donde se ancla mi trabajo reflexivo, así mi propuesta no solo conlleva a evidenciar dichas situaciones de pareja, sino que el revelar de estas sea un llamado propio a las mujeres a despertar y abandonar ese estado de sumisión. Es quizás ese doble punto de cuestionamiento que abordo en mi trabajo, donde más allá de señalar la responsabilidad del hombre como producto de una construcción machista de la sociedad, la serie de fotografías están dirigidas puntualmente a las mujeres a abandonar dicho sometimiento, y sobre todo a abandonar una vida en pareja que va en contravía de ese sueño de fantasía y amor con que dieron un sí al matrimonio o a la vida en pareja. ¿Cómo las mujeres incluso en las relaciones de pareja, donde se supone que priva el amor, llegan a someterse tanto a sus compañeros de viaje? Esa pregunta es abordada desde diferentes estrategias plásticas, ampliando incluso los contextos de pareja y los contextos socioculturales evidenciados en las fotografías.

Mis trabajos, tanto los fotográficos como los de video, se enfocan en situaciones domésticas en donde las parejas desde la cotidianidad narran diversos acontecimientos que son tan frecuentes y comunes, que pasan incluso desapercibidos como relaciones de dominación y sumisión. Muchos que viven estas realidades las confunden con amor verdadero y al amor le dan un valor tan alto que es capaz de soportarlo todo, este todo es el que me inquieta. ¡TODO! ¿Vale la pena entregarlo TODO por “amor” a una relación?

El amor, (…) «su significado y definición dependerán del contexto». (Wertherell, 2012, p. 42).

Proyecto conformado por Love Story, Erase una vez y No (fotografías y videos), 2017-2018