Camila Valencia

Declaración de artista:

La contaminación ambiental en consecuencia directa de la contemporaneidad, el consumismo y las prácticas adquiridas, establecen críticas cotidianas en las que se reconoce un gran riesgo para el planeta. En este reconocimiento, identifico simbologías, adoptando como recursos de estilo y estética, elementos propios de esta problemática enmarcados en procesos científicos y biológicos. La distinción de fenómenos reales y la proyección de posibles situaciones futuras, especulan e intentan desdibujar en mi obra las fronteras de lo ‘’imposible”. Los mismos avances o dispositivos científicos/tecnológicos como pantallas, proyectores y microscopios, que permitieron el concepto actual de “progreso” pero que traían indirectamente alteraciones irremediables al medio ambiente, pueden ser utilizados como parte de la solución, o al menos como posibilidades divulgativas, permitiendo la exposición y visualización detallada de materiales orgánicos, que den cuenta de la situación actual o que de manera proyectiva representen el desequilibrio. A través de instalaciones que incluyen escultura, ensamblaje, video, intervenciones electrónicas, fotografía microscópica y la exploración de materiales orgánicos como minerales, insectos, hongos y plantas, se pretende generar reflexiones y contemplar acciones, de posible relevancia sobre los efectos del concepto actual de desarrollo y progreso.

Las tecnologías avanzadas nos llevan más allá del orden natural y del orden cultural vigente. Un brazo biónico, la fecundidad artificial, los robots inteligentes, los cereales inventados por la ingeniería genética, los sistemas de información son indicios de que estamos transitando hacia un orden tras-natural y trans-cultural cuyo sentido se nos escapa. (Pérez Lindo, 1995, p. 168)

Proyecto Transmutaciones. Instalación (microscopios antiguos, televisores, peces transgénicos y partes de insectos), dimensiones variables, 2019